Las doce noches santas II:

25 de Diciembre:

Como veíamos en los artículos anteriores, las Doce fuerzas sagradas del Universo, se encuentran contenidas en los Doce signos del zodiaco.
Éstos representan las doce áreas de existencia que ha de recorrer el alma en su viaje de conocimiento a través de los sentidos físicos.

Estos doce escalones ascendentes de conciencia, los podemos realizar en estas doce noches que van del 24 -25 de diciembre al 6 de enero, desde el nacimiento de Jesús hombre al nacimiento de Cristo en la Epifanía. Pues es en esta época cuando tenemos acceso al conocimiento sagrado más que en ninguna otra.

Esta época, como veíamos, comienza en Piscis.
Piscis representan los pies, es cuando comenzamos a caminar en la verticalidad.

En el 26 de diciembre transitamos por el área de experiencia de Acuario, el aguador.
Acuario nos conecta con la Jerarquía de los Ángeles. En la Tierra, los Ángeles cumplen la misión Divina de guiar a los hombres a lo largo de sus vidas. También se encargan de guardar la memoria de cada una de las encarnaciones anteriores hasta que el Ser humano pueda lograrlo por sí mismo.

En el zodiaco, el signo de Acuario nos recuerda el Ser humano en su grado espiritual. Nos muestra como ha de ser el Ser humano realizado, como debemos aspirar a dominar el cuerpo astral, es decir el emocional.

Esta es la imagen del aguador vertiendo el agua pura, que ha de fluir con paz y armonía, con las emociones depuradas.

Esto lo alcanzará la humanidad entera cuando esté transitando la era de Acuario. Recordemos que acabamos de comenzar un ciclo en Acuario, con la conjunción de los grandes maestros del tiempo, Júpiter y Saturno.

Este agua que vierte el aguador, es un agua vivificante, que representa la iniciación del bautismo.
A Juan acudían para ser bautizados los iniciados. Éste, al verter el agua, limpiaba el cuerpo etérico y propiciaba la experiencia con el Ángel Guardián, realicemos pues la meditación para integrar este trabajo en nosotros.