Las doce noches santas IX

2 de Enero

En esta noche entramos en la esfera de Cáncer, donde es la energía de los Querubines o Espíritus de la Armonía la que predomina.
En la Espiral encontramos el símbolo sagrado, desde la antigüedad, en el que vemos como finaliza y comienza otro ciclo en perfecta armonía, siguiendo la Sabiduría Universal.

Así es, si observamos la naturaleza, como es arriba es abajo, y al igual que la nebulosa de Orión gira como un remolino en perfecta y armónica espiral, en las plantas, vemos también esa espiral cíclica.
El ciclo del nacimiento, desarrollo y muerte para dar lugar de nuevo al nacimiento, de una manera perfectamente armónica.
Es de lo que se encargan los Querubines.
Sin embargo, hay acontecimientos, como lo fue el nacimiento de Jesús, que hace que surja desde el centro un nuevo círculo.
Juan el Bautista, que nace en la esfera de Cáncer, es el precursor del camino de Jesús el Cristo, y el que reconoce en él la misión cósmica que trae.

Los Querubines son los creadores de la esfera zodiacal alrededor del Sol, que podemos ver también en similitud con los doce pares de costillas protegiendo al corazón, en su representación del Sol.
De igual manera que la caja torácica protege al corazón, se dice que a la muerte de Juan, su energía protege a los doce apóstoles y a Jesús, como el corazón.
De la misma manera en la esfera de Cáncer, en total armonía por la influencia de los Querubines, se protege en nosotros nuestro corazón.
Y se anuncia el nacimiento de la Conciencia para el trabajo de Cristo.
Hagamos ahora la meditación correspondiente a esta esfera Cósmica.