Las doce noches santas VIII

1 de Enero

Seguimos avanzando en la escalera de doce escalones que nos conduce hacia el nacimiento de Cristo, que se ha de dar en la Epifanía, en el seis de enero.


Llegamos ahora a la fuerza de la esfera de Leo.
En ella los Espíritus de la voluntad empiezan a trabajar desde el interior.
A Leo siempre se le ha relacionado con la realeza.
La imagen del león emergiendo de su fortaleza en la montaña, dispuesto a realizar los designios de la Voluntad divina, mediante el coraje del corazón.

En Leo la energía que se manifiesta es la del coraje.
En nuestras vidas tenemos que desarrollar el coraje para poder ejecutar en la Tierra lo que el alma viene hacer, rendirnos a una Voluntad Divina superior y obrar según ésta, con coraje, con auténtica realeza.
Es de nuevo ponernos en manos de una voluntad superior.

Hagamos ahora la siguiente reflexión:
¿Estamos sintiendo la necesidad interior de realizar cambios o emprender nuevos caminos?
¿Sentimos el temor de realizarlo y nos apartamos de nuestro camino?

El coraje viene del corazón. Corazón de León, con nobleza y valentía. Es lo que nos da la realeza, lo que hace que seamos auténticos soberanos de nuestras vidas.
Vamos a hacer la meditación para conectar con esta esfera de Leo en nosotros y continuar con nuestro viaje sagrado